logo
Inicio > Noticias > hipertensión > > Hipertensión: especias a incluir en la alimentación

Hipertensión: especias a incluir en la alimentación

HIPERTENSIÓN - 9 de mayo de 2024

Cuando hablamos de hipertensión, se recomienda reducir la sal, algo que puede suponer una barrera o un hábito que cueste cambiar tanto por añadirla en los platos nosotros mismos como por la ingesta de alimentos que la contienen en altas cantidades.

De cara a solucionarlo, las especias, plantas o herbáceos pueden convertirse en grandes aliados culinarios para llevar una alimentación saludable consiguiendo reducir la sal y manteniendo el sabor de los platos y la gastronomía que buscamos.

Además de dar sabor y generar una mejor adherencia a una dieta saludable, las especias tienen múltiples efectos, entre ellos, mejorar la tensión arterial y regularla. Pero también tienen otros beneficios añadidos; algunos mejoran la conservación de alimentos inhibiendo la proliferación de microorganismos; otras tienen funciones digestivas como el hinojo, el romero, anís, jengibre o la manzanilla; también antiinflamatorias como la cúrcuma con pimienta negra, canela, orégano, clavo y té verde, entre otros; funciones depurativas y antisépticas, etc.

Las podemos encontrar en forma de semillas como la mostaza, el ajonjolí o sésamo, la nuez moscada o el eneldo; en forma de raíz como el jengibre o la cúrcuma; en hojas como el romero, tomillo, menta, orégano, perejil, hierbabuena, albahaca…; en frutos como el pimentón, las diferentes variedades de pimienta, cilantro, comino, hinojo, apio, vainilla; en bulbos como ajo y cebolla; cortezas como la canela o partes florales como el azafrán, clavo y la alcaparra.

Las especias bien usadas en la cocina y en sustitución de la sal, pueden ayudarnos a aromatizar, mejorar o potenciar el sabor de las comidas. Se pueden usar tanto frescas como desecadas facilitando la conservación y pudiendo tenerlas en nuestras despensas. A continuación, damos algunas pautas de combinación según los diferentes grupos de alimentos:

  • Para verduras: ajo, cebolla,

  • En legumbres: curry,

  • Cuando tomemos pescados: ajo, pimentón en polvo, puerro, ajo tostado en polvo, pimentón verde, pimienta negra molida, puerro en polvo, perejil, eneldo, tomillo, estragón, mirto de limón en polvo.

  • Para carnes blancas y rojas: pimiento, cebolla roja, tomate, ajo, puerro, pimienta verde, jengibre, pimentón ahumado, semillas de mostaza marrón, tomillo, macis, ajedrea, cilantro, pimiento chile, mirto limón, laurel, curry.

  • Pastas: ajo, cebolla,

Otra opción para incluir estas plantas y especias es en forma de infusiones calientes en etapas de frío o agua infusionada fría en etapas de calor porque nos ayuda a obtener sus propiedades y a favorecer la hidratación que va asociada a mejorar también esa hipertensión.

La única especia que debe ser vigilada en personas que padezcan hipertensión o que tengan historial o antecedentes familiares de esta, es el regaliz ya que se relaciona esta con una subida de la tensión arterial. Nuestro consejo es la prevención y, por tanto, optar por elegir otras especias en la cocina y desplazar el consumo de esta.

Redactado por:

Mireia Elías Fernández

Dietista-Nutricionista Col.MAD00190 y fundadora de Alimentación 3S.

¿Te ha gustado esta noticia? Comparte: